Hay una gran variedad de galletas en el mundo. Desde la famosa galleta Oreo Biscuit que es prácticamente reconocida en todo el mundo, hasta la particular galleta de la fortuna, con su mensaje de buena ventura incluído. También las galletas europeas que, con la migración hacia América Latina, modificaron sus sabores e ingredientes a los gustos y materias primas del continente americano.

Deliciosos sabores y las galletas más tradicionales

El chocolate es definitivamente el sabor más deseado. Sin embargo, las galletas de mantequilla, con su sabor casero, son las acompañantes ideales a la hora de degustar un té, café o para tomar un buen mate.

Hay galletas que no sólo son deliciosas, sino que también forman parte de la identidad gastronómica de un país.

Ya que se menciona el mate, podemos hablar de los famosos alfajores argentinos. Muchos, no se atreverían a llamarlos galletas, pero es una manera de explicarle a las personas que nunca han probado uno, que su forma es como dos galletas muy suaves rellenas de dulce de leche.

Las galletas de la novia en México no sólo destacan por su sabor sino también por su significado. Es una forma de desearle a los novios buena fortuna y se regalan como recuerdo de boda. Es muy común también recibir galletas en Navidad. Las más lindas son las que se realizan con masa sablé y son decoradas con una especie de glaseado que permite darles color y dibujarles bellos diseños.

No hay que olvidar por supuesto las galletas saladas que sirven de base para probar quesos, embutidos, cremas y otras delicias. Generalmente son de centeno, trigo y semillas. Las galletas son un bocadillo fácil para comer, por lo que están siempre presente en fiestas y celebraciones. También sus sabores ayudan en la transición de una comida principal, abriendo el apetito antes de comer.