Las galletas tal vez sean uno de los productos de la pastelería más fáciles de hacer y a la vez, a pesar de ser sencillas, poseen decenas de formas para combinar sabores e ingredientes. Quizás acompañando un té o café, o con un vaso de leche como en la infancia, las galletas forman parte de esos antojos permitidos a media tarde, en la casa o en el trabajo.

Ingredientes para hacer galletas

Un poco de harina, huevos, mantequilla y polvo de hornear serán necesarios para tener la masa base. Luego, agregar los sabores es una suerte de fiesta en donde los niños pueden colaborar. Desde las galletitas con chispas de chocolate, pasando por las hermosas decoraciones y diseños de las galletas glaseadas en donde la masa sablée horneada sirve de lienzo para las más hermosas creaciones.

Las galletas decoradas son ideales para hacer y regalar en navidad, día de los enamorados y en cualquier ocasión que amerite una celebración. Se pueden realizar con diferentes formas y diseños, su elaboración demuestra gran dedicación y mucho amor de parte de quien las hace, por ello, recibirlas es un momento especial. Son tan bellas que a veces da lástima morderlas.

Hay muchas formas de hacer galletas y una gran variedad de ingredientes a disposición. Las hay rellenas de chocolate, dulce de leche o mermelada de frutas. Las que están bañadas de almíbar y decoradas con perlitas de azúcar de colores o brillos, con frutos secos (nueces, almendras, pistachos), cubiertas de coco, chocolate blanco, azúcar impalpable y otros sabores más.

Para evitar tentaciones, muchas personas preparan la masa de galletas en forma de cilindro y la guardan en la heladera. Si desean comer galletas simplemente cortan las porciones del rollito de masa que van a consumir y luego las hornean. Es una opción inteligente hacer varios cilindros de masa y congelarlos. Así siempre podrá compartir unas galletitas caseras recién horneadas con sus invitados.